viernes, 31 de diciembre de 2010

¡Feliz año!

No voy a escribir cursilerías, ni lo de otro año se va y espero que el siguiente sea mejor. Porque es verdad, siempre puede ser mejor, pero es que somos exigentes y siempre pensamos que este año que se va ha sido una mierda. Y puede que no sea así, o puede que yo haya tenido peor año.

Puedo decir que de mis propósitos del año pasado he cumplido casi todos: el propósito de sacar tiempo para los que merecen la pena y dejar de dedicarle tiempo a los que no. He sacado tiempo para mí misma, mis vicios sanos están mas fuertes que nunca y mis vicios malos siguen igual que siempre. He dejado de intentar cambiar a esas personas que no cambiarán nunca y Meg Ryan ha sido sustituida por Leonardo DiCaprio. He sonreído más cuando era el momento para hacerlo, y he regalado sonrisas. Aunque este año lo he pasado mal, muy mal; y lo definiría como el peor de mi vida sino fuera porque ahora están las cosas igual que siempre o incluso, mejor.

Creo que puedo decir que estoy orgullosa de mí misma. El 2010 empezó bien, se estropeó y está terminando mejor que nunca.

Doy un millón de gracias a mi familia, a mi sobrina y mis amigos (daros todos por aludidos) por hacerme mejor persona cada día, por estar ahí, por aguantarme, por dejarme daros cariño, por aguantarme mis amaneceres, por las conversaciones, por las reuniones familiares-coleguiles y por mil cosas que no hace falta decir.

Que tengáis un muy feliz 2011, que todos vuestros sueños se cumplan y sobretodo, muchísima, muchísima salud.

PD: Sí que me he puesto cursi, pero eso es algo que va conmigo...

jueves, 30 de diciembre de 2010

Bolas, ángeles, cintas y luces



Hoy, empieza la Navidad.
Sí, a 30 de Diciembre
Hoy, he puesto el árbol de Navidad.
He peleado con telarañas y arañas que hubieran asustado al mismo Spiderman. Y me pica todo.
Le he puesto más adornos que nunca y más luces que nunca.
Porque hoy, empieza mi Navidad porque hoy, viene la princesa de la casa.



[Mañana tocará hablar sobre buenos propósitos y balance del año... Bueno, malo... Mañana quiero que me contéis un poco vuestro balance. Haré preguntas y pasaré lista! (De tantas entradas que leo sobre balance del año y buenos propósitos, aunque no quieras siempre terminas haciendo uno!)]

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Fotos


Ayer de repaso por las fotos más importantes de mi vida, que se guardan en mi disco duro, he dado con algunas joyas.
Una carpeta de 500 fotos de mi sobrina, vas bajando por la carpeta y la ves crecer poco a poco. Es increíble.
1400 fotos del viaje a las capitales bálticas.
Cuando fuimos a Vielha (sí que he cambiado, sí...).
Fotos de Sevilla, Medina Sidonia y Conil.
Asturias.
Y fotos de hace años en el Rivendel. Por las cuales, por cierto, más de uno me mataría por conservar.
Pero soy así, me gustan los recuerdos. Forman parte de lo que somos ahora, ya sea eso bueno o malo.
Me encantaría conservar una foto de cada momento de mi vida para siempre recordarlo, porque nuestra memoria tiene fin. Es como la de los ordenadores, cuando quieres meter algo más y está ya completa, hay que borrar algo.


Si quieres recordar un momento o que te recuerden por un momento, tienes que hacerlo extraordinario. En la vida, sólo las cosas especiales son las que mantenemos con nosotros.




sábado, 25 de diciembre de 2010

Navidad.


Cada año me gusta menos, pero quiero pensar que es porque no está mi sobrina aquí. Los reyes serán mejores.
También me gustan cada vez menos porque nos hacemos mayores, son los momentos donde te das cuenta que la vida va demasiado deprisa y entra la angustia de no saber si la estás viviendo con la intensidad que merece. Partidos por la infancia, regalos a niños que pasan las navidades en los hospitales. Pobres niños que pasan la mayoría del año en un hospital y no tienen regalos.

Al final, la única manera de disfrutar de las navidades es con un niño al lado o siendo uno de ellos.

Aún así, deseo que seáis muy felices y que tengáis una muy feliz navidad. Que viváis con intensidad, que todos vuestros sueños y deseos se hagan realidad; cerrar los ojos y desearlo con fuerza, aunque recordar que los sueños no se hacen realidad por sí solos.

Hay que perseguirlos y ser perseverantes.


viernes, 17 de diciembre de 2010

Esperanza

Hoy en día, morir de viejo es una suerte.

Accidentes de tráfico, asesinatos, suicidios... Y al final de esa larga lista: cáncer.

Es una palabra que, quien no la sufre o no la ha sufrido, no le dice nada. Pero cuando eso no es así, es una palabra que te hace temblar.

Prefiero que el corazón se me pare, que los pulmones dejen de respirar o que me falle el organismo, a que una enfermedad tan infecta me vaya comiendo la vida durante los años.

Este año está siendo ya demasiado infecto.
Nunca voy a olvidar cuando estuviste a nuestro lado en los momentos difíciles y ahora, te pasa a ti lo mismo. Soy enemiga de decir lo siento, porque no es una sentencia de muerte; pero muchas fuerzas, Ana. No dejo de pensar en ti y en tu familia. Todo lo que sientas, lo entiendo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Clouds.



Aún sin acabar de terminar esta semana, que encima ni fue semana, porque sólo van a ser 4 días; me relajo aquí un poco mientras escucho a Kate Havnevik (¿que no la conoces? Ya tardas).
Pasando por las interminables 24 horas en pie en aeropuertos y aviones; grandes emociones y grandes preocupaciones porque los americanos no entienden de peso average y sólo de peso por maleta. Y esto es un consejo: en Barajas puede que te pesen las 2 o 3 maletas que llevéis a la vez; en USA, como son más bien unineuronales, te pesan una a una. Si tienes que montar un espectáculo en el aeropuerto abriendo maletas, no te preocupes; te aseguro que no serás el/la único/a.
¡Mira, Obama!

Washington. Es de las ciudades que crees que te decepcionarán por su magnitud sin sentido y su mal gusto. Nada parecido. Ciudad con gusto, sabor y encanto. Manhattan seguramente pensaréis que es de las ciudades "con magnitud sin sentido", pero sin embargo, Manhattan tiene "gusto, gusto exquisito".

Véase esta foto desde el avión

Llegando a Madrid, sin dormir, con un sueño fuera de lo normal. En modo stand-by me dormí (refiriéndome a que me sostenía a mi misma pero aparte de eso, no me acuerdo qué hice, ni como llegué a mi habitación, ni nada); hasta que una voz gritando de casi 3 años, demandando regalos, me despertó y me levanté de mi cama como si ésta quemara. Veréis, en Miami tuvimos serios problemas con el equipaje más que nada porque no se le ocurrió otra cosa a mi madre que comprar un elefante en forma de caballo para un niño de 3 años. Le cogí cierta tirria al puto elefante; aunque con la alegría que se dio mi sobrina al verlo, el resto sobra.

Al día siguiente... Guao, sólo fue antes de ayer; fue uno de los más largos que recuerdo pero el que seguramente recuerde con más cariño.

Cuatro días que van a ser largos, vividos intensamente. Pero si no los vives así, ¿para qué esforzarte en vivir cómodamente?
Sino te arriesgas a pegarte una ostia contra el suelo, nunca sabrás lo que es estar entre nubes.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Christmas Lights.



Las joyas no es que me gusten mucho, no me vuelvo loca por ellas. Las admiro o se me cae la baba durante unos minutos pero no me quebro la cabeza por ellas.

No sé si serán las navidades, que esté al otro lado del océano, que Disney sea tan bonito o que no deje de escuchar Christmas Lights; pero estoy romántica.

Es curioso, porque en mi ciudad nunca voy a ver zafiros, ni amatistas, ni diamantes, ni esmeraldas en oferta; ni a las tiendas de compro oro donde normalmente encuentras este tipo de joyas a precios descontados. Pero cuando salimos de nuestro ambiente, solemos hacer cosas que nunca hacemos.

En el amor incondicional dejé de creer, excepto el que tengo con mi sobrina. Dejé de creer en el enamoramiento, en las lunas de miel perennes y en los novios. Y nunca he creído en las bodas.

Pero hoy... Hoy dolía ver anillos. Porque por mucho que no creamos en las bodas y en el amor, es al final en lo que más queremos creer. Hoy, aunque poco probable (el negativismo es lo que tiene), me he visto deseando mi propio "fin de cuento". Algo en lo que no creo, momentos donde lo hago y que, al momento, odio. Y no me refiero a los anillos ni a las piedras preciosas, me refiero a su significado. Una promesa, algo inquebrantable, puro, profundo y para siempre.

Al final lo que menos queremos es una vida en soledad.



Culpo a las navidades y a las hormonas, que conste.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Leyenda


Querido Farrokh Bommi Bulsara. Te echo de menos.
Aunque eso, ya lo sabes.
La música es vida, y la música no es la misma desde que no estás.
Hoy, sigues siendo el rey (o la reina). Tus canciones no son canciones, siguen siendo himnos. Y por muchos años más.
Eres difícil de olvidar.
Dejaste huella, pero no te tenías que haber ido tan pronto.




jueves, 18 de noviembre de 2010

Laubla's niece

Creo que este blog le debería llamar "Laubla's niece" porque no hago más que hablar de mi sobrina pero es que es casi imposible.

Hoy, bueno ahora mismo, estoy sola en casa con ella y ahora vendrá mi hermana a por ella. Como siempre le he puesto algo de merendar, un poco de pan con salchichón y de beber, un zumo de naranja. Siempre ha sido muy... digamos, mezcla todo con todo. Ha habido veces que sólo hemos conseguido que se comiera el potito, siendo peque, cuando las manos las ha tenido ocupadas mezclando papel con agua y yogur.

La he puesto los dibujos animados, en Clan. Estaban echando "Postman Pat" (dibujos que, por cierto, me encantan en Inglés). Debemos tener los mismos gustos televisivos porque se ha quedado en stand-by, absorta; aunque eso no le impide comer. En esto he mirado al ordenador un momentito, la he vuelto a mirar y... Me la encuentro con la mano completamente metida en el vaso del zumo. Iba a decirla que eso era una guarrería y que parara, pero de repente, ha sacado la mano y se la ha llevado a la boca... Resulta que le gusta el pan mojado con zumo.

Irisë va a tener la suerte de conocerla en Navidades. Seguro que su blog entonces le querrá llamar: "Psychë Tropein y la sobrina de Laubla".

lunes, 15 de noviembre de 2010

¿Irascible o con faringitis?

Dos cosas que hoy me llevan los demonios:

Una, el catetismo de este país. Y el tener que pagar todos por ello. Ya sean las elecciones o ya sea jodernos la suspensión del coche. ¿Por qué? Mi universidad ha puesto 3 minibaches de estos cabrones en una recta con dos minirotondas para evitar lo que hacen un par de flipados, es decir, coger esas dos minirotondas a 70 km/h. Y al ser minirotondas, desde clase puedes oir a las ruedas chirriar. Todo esto viene que hace un par de semanas hubo un accidente bastante gordo por la noche a las 5 de la mañana en una de estas rotondas (que se la cargue el de la garita por dejar entrar a las 5 de la mañana). Pero de nuevo, el resto que vamos conduciendo bien no tenemos por qué jodernos la suspensión porque un grupito de flipados les guste comerse las ruedas.

Dos, los "necesito contar mi vida, cuando voy a cagar, cuando estoy malo, cuando me voy y cuando vengo delante de personas que no me preguntan por mis planes ni por mi vida pero aun así lo cuento". Sólo un consejo (sí, seguiré utilizando sólo): buscaros una vida.

martes, 9 de noviembre de 2010

Forever is not enough

Hoy, tuve uno de los momentos más divertidos que recuerdo con mi sobrina. Aunque, bueno, la pregunta es cuándo no los tengo. Ella simplemente se encarga de hacer mi vida mejor.

Estabamos bebiendo "sumo" (def: zumo) de piña y ha pedido una "chulala" (def: cuchara). Después de ir a su mini mesa verde con su silla amarilla, me he sentado en el suelo con ella. De repente, ella era mi mama y yo, su niña. Y como hacen todas las mamás, me ha empezado a dar la papilla, que no era otra que el zumo de piña. "Abre la boca, niña" o "Hija mia" o "Lelo, no abre la boca" mientras a la fuerza me abría la boca o me soplaba el zumo porque quemaba, sólo son algunas de las frases para enmarcar.

Hasta que, de repente, ha decidido que me había hecho pis y que había que cambiarme el pañal. Obedientemente, he seguido a mi mamá hasta el sillón donde me ha mandado tumbarme mientras ella iba a por un pañal para, por supuesto, ponerme. Ella no hacía mas que decirme: "Abre el nino" para que pudiera ponerme el pañal. Pero ella en vez de decirme que levantara el culo, me decía de abrir el nino; pero yo estaba fuera de juego llorando de la risa. Cuando por fin ha podido ponerme el pañal ha ido a pegar las solapas, cuando de la fuerza ha roto una de ellas. "Saroto lelo". Sin problema, ella ha cogido una toalla para secarme el "pis".

Después, con la toalla me ha preparado la cama en el suelo para dormir. Poniéndome una almohada debajo de la cabeza y abrigándome con su chaquetón. Eso sí, dándome un beso de buenas noches.

En serio, no la cambio por absolutamente NADA del mundo.


"How long do you want to be loved?
Is forever enough, is forever enough?
How long do you want to be loved?
Is forever enough
Cause I'm never, never giving you up"
Lullaby (Link)

sábado, 6 de noviembre de 2010

Se termina el año

Hoy de compras por varios supermercados me ha sorprendido ver varias cosas:
A. Turrones.
B. Cochinillos congelados.
C. Un pez espada.

Los dos primeros me recuerdan a la Navidad, y eso, me recuerda al fin del año. De esos momentos cuando piensas en el año que se termina, en cómo ha sido. No ha sido un año fácil en temas de salud; ha sido un año muy, muy jodido. De los peores de mi vida en ese aspecto. Es cuando te das cuenta lo que realmente importa. Y mi único deseo para el próximo año cuando hagamos el brindis en mi casa y bebamos champán con un anillo de oro dentro será únicamente: SALUD. Porque sin eso, no conseguimos nada en la vida.

La opción C me ha sorprendido tanto que tenía que comentarlo. ¿Sabéis que la "espada" del pez espada parece una lija? Vamos, como si fuera madera; no me sorprende que se llame pez espada. Increíble, algún día hablaré aquí de ese pez. Me ha sorprendido.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Rehab

Hoy, es el cuarto día sin probar la Coca-Cola Light. Para mí es mucho más difícil quitarme de ella que para cualquier persona por varias razones: me ayuda a aguantar horas conduciendo y me ayuda a aguantar las clases.
Aunque algunos creáis que coincidís conmigo en la segunda razón, el día que hable de mis horarios, cambiaréis de opinión.
No sé cuanto aguantaré, pero llevo tantos años bebiendo que mi paladar segrega el sabor de la Coca-Cola casi naturalmente.

Así que sí, es una droga.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Oda a mi rutina

Ser conductora habitual, diaria y rutinaria tiene sus cosas buenas y malas. Te roba dos horas al día por sistema y te obsequia con experiencias impagables.

Mi coche, ese rojo, ya ha pasado los 70.000 km y tiene 2 años y poco. Sigue enamorándome tanto o más que el primer día. No puedo remediarlo, me gustan los coches. Aprovecho para decirlo: que me gusten los coches y el fútbol no significa que sea lesbiana ni que por ello se pierda feminidad. Yeah, deal with it.

He visto atardeceres envidiables, amaneceres deslumbrantes y "entre dos luces" molestísimos.
Me gusta conducir de noche y de día, en silencio y a volumen máximo. Me gusta concentrarme en mí misma y en los demás.

Paso por pueblos y ciudades. Y sabría identificar a los señores mayores que se reúnen en la plaza del jubilado. A esa señora que siempre barre la carretera por donde pasan los coches, un día me bajaré y la preguntaré por qué lo hace, si al día siguiente estará igual o peor. Me hace especial gracia que en un pueblo que igual no pasa de los 2.000 habitantes, vea a alguno de ellos utilizar su coche para ir de una parte del pueblo a otra.

Sé identificar al conductor que va con sueño, al que va de paseo, al que va con prisas, al flipado, al profesional, al típico L que no lleva L, al que es un flan conduciendo, al que no tiene experiencia, al que cree que la carretera es suya, al que tiene demasiada confianza en su coche, al que tiene ganas de tocar los huevos, al resentido inmaduro y a los buenos conductores. Para mi es casi un juego.

He conducido comiéndome una manzana, bebiendo, llamando, peinándome, cantando, bailando, pelándome un melocotón, limpiándome las gafas de sol y ahora creo que no me acuerdo de más cosas.

En fin, es mi rutina. Hay veces que la odio, pero una de las cosas buenas que tengo es que me apasiona conducir.

martes, 2 de noviembre de 2010

Me rindo

martes, 26 de octubre de 2010

Los pensamientos y el poder.

Siempre he creído en el poder de los pensamientos. Y que el poder de querer algo, es siempre el comienzo correcto para conseguirlo.

Hoy, tal 1 de Enero, me establezco algunos de mis objetivos para 2011. No tiene por qué ser 1 de Enero para comenzar, ¿verdad? Además todos sabemos que siempre fracasamos, pero siempre tenemos la esperanza de sacar algo fructífero de ellos.

Ya que hoy, es mi 1 de Enero...

- Aprender a tocar el piano y culminar tocando el Impromptus Op.142 No.3 de Schubert.

- Volver a visitar esas ciudades que el interior me pide volver a visitar.

- Que el gran Carlos Blanco me diga por primera vez, en 3 años ya dando clases con él, un "Laura Villaverde pasa" cuando diga las notas de los parciales de sus asignaturas (siempre he aprobado por finales y el único parcial que aprobé de él, dijo las notas por e-mail así que NO cuenta). Este año tengo el doble de oportunidades ya que tengo dos asignaturas con él. ¿Sonará la campana? (Sino conocéis a ese genio, nunca podréis sentir lo importante que esa frase para un estudiante).

- Conseguir ir al menos un mes al 100% de clases (la anterior Laura, lo conseguía meses seguidos).

- No caer de bruces al suelo con piedras pasadas. Este es un objetivo que siempre me lo recuerdo, pero supongo que será como las promesas de dejar de fumar que algunos tienen.

- Llegar pronto a clases. IM-POR-TAN-TE.

- 120 km/h es siempre mejor que 140 km/h.

- Aprovechar las oportunidades cuando se presentan, sin analizar todo hasta morir y sin mirar más allá del día de mañana, para luego no tener que arrepentirme de las oportunidades perdidas de haber vivido algo importante.

-Los sueños que tienes, cúmplelos.


El 1 de Enero, actualizaré esta lista. Seguro que necesita actualizaciones...

¿Y por qué creo en el poder de los pensamientos, sobre todo en los deseos y sueños que guardamos dentro, esperando con todas nuestras fuerzas para que se cumplan? Dos razones: porque no he dicho qué ciudades quiero volver a visitar, ni tampoco qué sueños quiero cumplir. Es como cuando soplas la vela de una tarta de cumpleaños: si cuentas el deseo, no se cumple.

sábado, 23 de octubre de 2010

Odio y rencor

Diferencias entre odio y rencor... Veamos:

- Al rencor le suelen definir como la imposibilidad de perdonar; es decir, alguien que experimenta sentimientos negativos hacia otra persona por algo del pasado. Hasta ahí, todos llegamos.

- El odio es el deseo que algo malo le ocurra a otra persona. Y ya te pueden haber hecho algo muy, muy fuerte para desear que alguien tenga un accidente, se muera o depende qué cosas fuertes y horribles desees a esa persona en concreto.

Quiero pensar que a medida que maduramos, madura nuestro interior, nuestro raciocinio y pensamos en: "Siempre algo peor podría pasar, esto no es nada". Esto, es lo que creo que me está pasando.

No me he considerado una persona rencorosa, porque la considero una palabra demasiado fuerte para mí. El rencor siempre le he entendido con odio, nunca solo. Pero también no me ha sido fácil perdonar; ya que más que el daño que pueda hacer, la confianza es lo que se quebra y lo que más duele. Dicen que "hay que saber perdonar", pero ¿de qué sirve? La confianza la perdiste y eso es algo que una tirita no puede curar.

Aunque, de nuevo vamos al presente. No se si será por la maduración o porque no le damos tanta importancia a determinadas cosas, pero el perdonar me resulta más fácil. Bueno, perdón, más quer perdonar diría que es ignorar/olvidar hechos. Es la mejor estrategia, ¿no?

martes, 19 de octubre de 2010

Muy enfadada

consolador, ra.

1. adj. Que consuela

Como bien dice la RAE, el término consolador no tiene género. No es un él, ni una ella, ni un ello.

Pero todos tenemos en pensamiento el género ello, con sus jijijaja al abrir el regalo y ver que te han regalado un consolador por tu cumpleaños.

Pero yo también veo el género ella. O él. Pero como soy de género femenino, hablaré en tercera persona y de género femenino. Y es que hay personas que usan otro tipo de consolador; en forma de persona.

Aunque parezca que no, sí que hay similitudes. El consolador género ello satisface a su usuario; el consolador género ella también satisface a su usuario, aunque en distintos aspectos (creo que eso es algo que a todos nos queda bastante claro). Y otra similitud que tienen ambos: es que ninguno de ellos, ni el de género ello ni el de género ella, obtienen satisfacción a cambio.

(Nota para las cabezas demasiado calienturientas: me refiero al tipo de satisfacción que se obtiene en una relación entre amigos o conocidos que importan; no en follamigos o en parejas sentimentales. Aunque si pensabais en estos dos últimos igual tenéis un problema)

Definición técnica para realmente decir: estoy enfadada.

domingo, 17 de octubre de 2010

De Te quieros baratos / Meaningless love declarations


No es que es barato, ¡es que se regala! Y eso está muy, muy bien cuando lo sientes, ya que no todos podemos expresar con palabras lo que sentimos.

Igual es mi problema, por todas las consideraciones sentimentales que tiene para mí. Pero cada día me sorprende más: jóvenes parejas que hace 2 meses o incluso menos o incluso más tiempo que están juntos, y que sus conversaciones varían entre:

-
Te quiero

-
No, yo más.

-
¡Que nooo!, yo más.

-
¡NO! ¡Yo más!

-
¿Qué te apuestas?

-
Lo que quieras jejeje

Y la siguiente respuesta consiste en CTRL+C de 100 te quieros seguido por una contestación de 200 de ellos.

(Nótese que lo he escrito lo más bien escrito posible, sin h intercaladas ni nada de eso)

Quizás eso lo consideran la mayor declaración de amor y cariño del mundo, pero a mí me da bastante pena. Aunque este sentimiento de lástima también tiene que ver con que esas parejas y esas conversaciones tengan lugar en redes sociales públicas, donde todo el mundo puede leerlo. Aparte están las fotos de pareja que se suben a redes sociales; personas a las que respeto, pero a las que les preguntaría si su privacidad les importa ya algo.

Algún día volveremos a las
cartas, a los mensajes por teléfono o a las llamadas para quedar o simplemente para hablar; y yo seré, entonces, la más feliz.

En realidad, pobre mundo ese que se enamora con canciones que no son de Frank Sinatra o de Sting (como por ejemplo, ésta). Que no saben el sentido tan profundo de compartir momentos, anécdotas, risas y amor con su pareja. Que se declaran por Tuenti, con fotos de aniversario mensual por Facebook. Pareciera que se necesitase la necesidad de demostrarlo a cientos de personas, porque no te vale o no tienes ni idea de cómo demostrarselo tú.

Si hoy en día ése es el amor que está de moda, somos afortunados los que creemos en el
amor con todas sus letras.

martes, 12 de octubre de 2010

El maravilloso ser humano

¿Qué alivio nos queda y a quién podemos o deberíamos culpar si al final los daños que nos han hecho alguna vez los haremos a otras personas en el futuro, queramos o no, con mayor o menor intensidad?

Diente por diente.

El maravilloso ser humano se sigue tropezando cientos de veces con la misma piedra y no aprende que no es que haya más piedras por tropezar, es que hay flores por recoger y mantener para siempre. El sentimiento de propiedad es el que hace insistir y el sentimiento de algo mejor lo que hace que nos liberemos.

Pero como todo vuelve, alguna vez en la vida; aunque no lo creas, siempre algo vuelve, es en ése entonces donde el maravilloso ser humano debe mostrar que sabe cómo seguir adelante y no atascarse.


De nuevo tengo que dar las gracias a Chris por inspirarme.

lunes, 11 de octubre de 2010

Excusas burdas

Querido blog: hoy te he echado de menos, ya que aquí es donde estrello todos mis odios.

Tengo pocos, pero los que tengo... ¡Ay, ay! No son moco de pavo. Ya te he hablado antes de este tipo de odio. Pero hoy ha vuelto. Normalmente me gusta vivir la vida, sin preocuparme por lo que podría haber sido, por lo que será.
Vivo el día a día y así soy feliz.

Pero si hay algo que no aguanto son las excusas burdas. Las típicas excusas que todos utilizamos pero nunca nos gusta que usen contra nosotros; en mi caso concreto, no las he utilizado tanto como las han utilizado conmigo. Y tampoco las he utilizado tanto y que hayan hecho tanto daño. Y lo peor es que el odio y el daño hacen que vaya más deprisa y con más resentimiento por la vida. Con lo fácil que son las opciones siguientes:

A. Callarte la boca.

B. Decir la verdad.

C. Irte de putas.


El nivel de falsedad es tal que me dan arcadas.

sábado, 9 de octubre de 2010

Predicciones

Hoy te pido tu ayuda, lector. Seas de donde seas.

Si una mujer te echa las cartas y te lee el futuro, ¿quisieras saberlo? ¿Vivirías mejor, más agusto o simplemente te quedarías sentado esperando a que el futuro llegue ya sea bueno o malo? Si te dijera que alguien te va a defraudar, ¿buscarías culpables y dejarías de hablarlos o de inmiscuirte tanto con ellos? Si te dijera que vas a tener un accidente de tráfico, ¿no cogerías el coche?

Es muy, muy difícil este tipo de cosas. Y de verdad, lo triste/malo es que empiezo a creer en ello. Me asusta muchísimo pensar que mi futuro ya está escrito y sobretodo que se pueda leer en unas simples cartas.
Pero lo que más me asusta es saber realmente mi futuro; y más si es un futuro que no voy a disfrutar. Bastante ya es para mí vivir en el presente y aguantarlo.

NO quiero saber lo que unas cartas dicen.


¿Y tu qué opinas? ¿Alguna vez te han echado las cartas? ¿Crees en ello? ¿Han acertado? ¿Han fallado?

Olor a lluvia

Hay dos formas de pasar un día lluvioso.

Una de ellas es sentarte en un escalón, al resguardo de la lluvia, con una guitarra o un libro en tus manos.

La otra es simplemente bailar debajo de ella.

miércoles, 6 de octubre de 2010

New York



Imagina que no sabes cómo es Nueva York. ¿Cómo crees que te la definirían?
"Es una ciudad muy grande, con muchas luces; edificios muy altos y mucha vida diurna y nocturna".

No deja de ser cierto, ¿no? Y si es así, ¿por qué amamos tanto esta ciudad? Seré más directa: ¿Por qué adoro esta ciudad?

No es que no nos hayamos imaginado andando en unos Manolo por la Quinta Avenida tal Carrie, o tampoco quedar con nuestros amigos en el bar de siempre para contar How I met your mother o simplemente vivir en New York con tus Friends. Frank Sinatra te lo canta y King Kong te lo escala.

Hace años que tuve la oportunidad durante 5 días de patear esta ciudad, y me refiero literalmente. ¿Qué mejor manera de saborear Nueva York que metiéndote en su Subway, buses y cabs? Saborear y oler, todo sea dicho. Pero aún con esos detalles disfrutas. Como las rosquillas que venden en cada esquina, los humos, ver nevar mientras te tomas un Starbucks, no poder ver Central Park del frío y la nieve o quedarte horas en Rockefeller o en Broadway simplemente mirando. ¿Qué más da el frío si estás viendo algo inolvidable? Tal inolvidable que recuerdo perfectamente qué película estaban promocionando en los enormísimos carteles de Broadway: The Ring II.

Creo que necesito vivir en New York; quién sabe, sólo por un tiempo. Pero algo. No puede ser que MTV tenga una serie que se llame The City y que la echen justo cuando estás entrenando, no puede ser que los Simpsons vayan a NY mientras hables de las ganas que tienes de ir a vivir allí. Esto es una conspiración.

Quién sabe... Por ahora, definitivamente quiero volver.

lunes, 4 de octubre de 2010

Porque cuando hace viento...

Nadie ha dicho que fuera fácil, pero tampoco tan difícil.
Envidio mucho, mucho a la niña que pasea de la mano de su mamá mirando a los ojos de gente extraña que pasea igual que ella. Los sonríe, los reta a arrebatarle su felicidad, les siembra envidia.
A veces, también al interno de un psiquiátrico; que, pese a estar loco y ser miserable, de tanta medicación apenas se da cuenta.
O incluso... Incluso, a los locos que están entre tu y yo y que su meta en la vida es desperdiciarla sin remordimientos.

Porque yo temo cualquier movimiento, aunque sea Delicate; cualquier cambio, incluso pequeño; el movimiento de un pino, de una hoja. Que un piano desentone, que la cuerda de una guitarra se rompa, o que una mariposa eche a volar. Que quedarse quieta, expectante, con miedo a dar un paso hacia adelante y no poder volver atrás para dar ese paso hacia otra dirección tampoco funciona. Y yo me quedo atascada aquí.

jueves, 30 de septiembre de 2010

¿Estoy madurando o volviéndome más dura?

No quisiera pensar que me estoy volviendo más dura o más insensible, pero noto un cierto sentimiento de incordio hacia las tonterías.

Me explico.

Mi abuela ya tiene muchos años, está perfectamente de cabeza pero físicamente para nada. Aunque el que esté viendo novelas todas las tardes y se ponga super emocionada a verlas no lo considero, todavía, un ejemplo de no estar bien de la cabeza (peor es la gente que ve Salvame y mierdas parecidas). No es algo de lo que me queje, pero últimamente no tengo paciencia alguna con ella. A cada año que cumplen años, tienen más tonterías en la cabeza. Dicen que los bebés y los ancianos tienen mucho en que parecerse y no tengo dudas de ello.
Mi sobrina pregunta por todo: ¿Qué es esto?; mi abuela, también.
Mi sobrina es una cataguisos; mi abuela, también.
Mi sobrina se enfada si algo no sale como ella quiere; mi abuela, también.

La excepción es que mi sobrina todavía no sabe utilizar el teléfono para preguntarte: "Bueno y esto de la huelga, ¿por qué ha sido?" y justo, justo cuando has decidido descansar un poco en el sillón; o que te pregunte dónde es el premio de F1 que estás viendo o si el español va el primero o no cuando lo están pregonando por la televisión. No me malinterpretéis, quiero mucho a mi abuela. Es la única que me queda y me da mucha rabia que se haya abandonado físicamente como lo ha hecho. Pero intento saber qué ha cambiado en mí.

No estoy hablando ni criticando a una persona cercana. Me estoy criticando a mí misma. ¿Cuál es mi problema? Siento que he perdido la sensibilidad de hace años, he dejado de ser cariñosa y me he vuelto más fría. No distante. Sino fría. No es que me importan menos los problemas de los demás ni que los escuche menos, simplemente no me afectan tanto como antes; y por consecuencia, al no afectarme tanto, no se expresarme tan bien para ser capaz de reconfortar.

Lo llaman maduración, pero no estoy tan segura...

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Dos estrellas de favoritos


Ayer estuve paseando por Madrid. Por la noche. Fuimos a cenar amigos de clase a La Gabinoteca por el cumpleaños de Cova, ¡y qué lugar! Aunque ahora llegaré a eso. Y fue una noche de descubrimientos de sitios favoritos.

Resulta que ayer el paseo por las calles de Madrid me encantó; aunque son calles solitarias. Por mucho que den reparos; si vas con miedo por la vida, no vives. Pero es cuando las tiendas tienen más encanto. Eran las 9 de la noche y, desde ayer mi tienda favorita de Madrid, seguía abierta. Se trata de una tienda enorme de guitarras eléctricas, de bajos, de baterías y teclados. Impresionante. Cientos de guitarras colgadas en las paredes, de todos los colores, de todas las formas. No es un gran secreto que dos de los sueños (y metas) de mi vida son: aprender piano y aprender a tocar la guitarra eléctrica. Aunque por ahora, sólo estoy perfeccionando mis habilidades con la guitarra española; que por cierto, ya era hora de retomar después de 10 años. Ahora debería encontrar mi segunda favorita tienda de Madrid que sea sólo de pianos clásicos.


En segundo lugar, ya tengo restaurante favorito: La Gabinoteca.



Muy, muy chulo por dentro (como podéis ver en la foto). Muy diversamente decorado, con detalles diferentes pero únicos. No es excesivamente caro, pero personalmente prefiero gastarme 20€ aquí, que el mismo dinero en un sitio como Foster o incluso más, en Hard Rock (y que conste que me encantan esos lugares, pero mi estómago es muy, muy especial y le gusta la buena comida sin grasa).

Ir a comer 6 personas y pedir raciones diferentes es un desfile de sabores, diseños y presentaciones. Sirven raciones pequeñas pero sin ser excesivamente minúsculas; como comer de tapas, pero tapas elaboradas. Mucho diseño en la presentación que no decepciona en el sabor, con unas fusiones que el paladar agradece.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Diario de una tía

¡Qué día me ha dado mi sobrina! Y eso que está mala, aunque ha pasado un finde muy malo la pobre y posiblemente mañana también esté malita.

Hemos empezado bien: sesión de Pocoyo en el dvd. Para comer, sesión del Rey León en el ordenador. Eso sí, ha sido darla de comer, echarla la siesta (con el peluche de Pluto claro) y se ha despertado hecha un RE-MO-LI-NO. Vamos que se diría que la gastroenteritis se ha quedado atrás, aunque no descarto que mañana siga malita. Hemos seguido con Tom y Jerry; sí, acepto que se me caía la baba. No me acuerdo de lo que comí ayer, pero me acordaba de todos los capítulos.

Y menos mal que no la ha dado por vomitar, como ese sábado hace meses que sino vomitó 5 veces no vomitó ninguna. Diréis: "Bueno eso no es tanto". Pero es que esto es particularmente delicado si eres una de esas personas que, si alguien hace la intentona de vomitar, eres culo veo culo quiero. Fueron de esas mañanas que te dices a ti misma: "Lo que tiene una tía que aguantar".

Ahora mismo me estoy quedando muy, muy impresionada. Siempre he pensado que todos los niños nacen con el gen Mickey Mouse. Ahora mismo se confirma mi teoría: mi sobrina está hablando con Mickey Mouse a través del DVD. .

Mickey Mouse: "¿Queréis entrar a mi casa?"
Aitana: "¡Sí!"

MM: "¿Qué pegatina es esta?"
A: "¡Estrella!" (¡ACIERTO!)

MM: "¿De qué color es esta pegatina?"
A: "¡Amarillo!" (En realidad era naranja, pero no voy a ser yo quien la rectifique)

MM: "¿Véis las banderas azules?"
A: "Uhhmm" (Es que está muy agusto con el chupete puesto, claro)

MM: "¿Qué es esto?"
A: "¡¡Un tututate pequeñito!!"
MM: "Sí! Un bebé elefante" (Admitelo, Mickey, "tututate" siempre es mejor que "elefante")

¡Oh no! Se termina Mickey Mouse, ¡¡es el acabose!!

domingo, 26 de septiembre de 2010

700 pesetas

En mi casa tengo una librería alta donde tengo la colección de libros más pintoresca que podrás ver. Puedes encontrar la colección del pato Lucas, de esas que el filo de cada libro va formando una fotografía del pato Lucas cayendo desde el cielo (?) y al lado pajaritos sonriendo. Libros más serios como El Señor de los Anillos, libros de Matilde Asensi, Stieg Larsson, Pérez-Reverte, Noah Gordon, Nora Roberts, Katherine Pancol, también diccionarios, libros de masaje, de huerta, de Transmisión por radio, una bola del mundo... Bueno espera, eso no es un libro... En fin, todo eso y un largo etcétera (y cuando digo largo, es largo). Para qué negarlo, también está Harry Potter; si está el Pato Lucas, ¿por qué no él?

Libros que han formado parte de mi vida y de mi tiempo; y que ahora lamento no tener tiempo ni disposición para leerlos de nuevo. Aunque aquí tengo que decir en mi favor que ya no hacen libros interesantes, o eso o que yo he dejado de verlos interesantes.

Lo cual me hace sentirme bastante triste... Aquí tendré cerca de 140 libros, y aproximadamente el 70% de ellos los he leído. ¿Habré cubierto mi cupo de tiempo para lectura de toda mi vida? ¿Lo hay?

Otro punto a mi favor de la dejadez de mis buenas costumbres, es que el otro día me encontre con un libro llamado "Testigo mudo". Cuando fui a darle la vuelta para leer el argumento, tenía puesto una etiqueta que pone: "700 ptas". ¿Es ahora posible encontrar libros a 4 euros (más o menos la correspondencia de ptas a euros) y que sean buenos libros?

Y lo más importante: ¿desde cuándo la lectura y los libros se han convertido en un arte secundario? Ahora leemos un libro porque se va a hacer una película de él o porque se ha hecho ya. E incluso las caratulas de los libros cambian y ponen el cartel de la película. Y no, no creo que sea un reclamo más de publicidad, se están cargando la magia de la lectura.
A esto debo añadir: Señor Dan Brown, me avergüenzo que sus libros formen parte de mi librería; que cada uno valga 20 euros y que ninguno de ellos merezca la pena. Desde aquí hago una llamada a la sociedad: NO COMPREN LIBROS DE DAN BROWN. Por cierto, el último (El Simbolo Pérdido)... No me cansaré de decirlo: IT SUCKS.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Lo que puede dar una noche y... ¡Una memoria recordar!

Muy, muy curioso en qué puede desencadenar una noche de sábado noche. Reencuentros varios y largas charlas bastante gratificantes. Ya no me acordaba de lo bien que sienta reencontrarte con viejos conocidos y al fin y al cabo, viejos amigos. Ha merecido la pena.

Otras dos cosas que he sacado en claro hoy son:

A. El destino y las coincidencias son muy, pero que muy caprichosas.

B. Mi memoria está al 100%, aunque para lo que realmente le da la gana. Hoy he tenido un caso como el capítulo de House que Amber hace de su subconsciente, y le hace recordar datos y recuerdos que él parece que no recuerda ("House Divided", gran capitulo... En serio, ¿qué haces que no ves House?). En realidad hay sucesos que has vivido, recuerdos que recuerdas, y fechas que recuerdas; aunque parece que los has olvidado, pero cuando hay una causa ambiental que lo desencadena, de repente... ¡ZAS! ¡El recuerdo llega!

En realidad nunca lo has olvidado, pero tampoco lo has recordado a diario.
Simplemente son recuerdos que se hayan flotando, hasta que un día decides cogerlos.


Noche gratificante... ¡Pero con frrrío!

La mejor niña del mundo


Mi sobrina se convierte día a día en una de las personas más importantes de mi vida. Ahora que casi tiene 3 años, es casi normal que lo sea; veremos a ver cuando tenga 12 años o 13 años, empiece a pintarse los ojos, los labios, a coquetear con niños, etc. Creo que voy a ser de las tías que dan miedo, amenazando a todo lo que se mueva que pueda llegar a hacerla daño.

Hay sobrinas de 3 años, primas de 3 años y serán las mejores del mundo. Pero eso es porque no habéis conocido a la mía. No todavía. No hacen que su abuela te llame a las 8 de la tarde cuando sales un viernes de clase, sólo para darte un beso a través del teléfono porque ya se va a dormir y no te ha dado un beso en persona. No te estruja los mofletes con sus manos, con todas sus fuerzas y hace un gesto de cariño. Ni tampoco te intenta lamer la cara, aunque hagas un gesto de mini asco y ella te coja la cara con las manos para intentar lamerte tooda la cara. Que coja toallitas y te mande tumbarte que "te voy a curar las pupas". O que te dé 10 besos, una en cada mejilla.

Ni como ahora mismo que se sienta en su minisilla, en su minimesa, con las manos cruzadas encima de la mesa, esperando a que la lela llegue con su filete con patatas; mirarla mientras escribo esto y que mire hacia atrás mirándome con una sonrisa en la cara.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Te vamos a echar de menos

Hoy hemos despedido a un luchador más de los muchos que somos. No era joven, un caso raro entre luchadores tan jóvenes; pero aún así hay que despedirle como se merecía.

No diré su nombre, ni diré su edad; pero le conocía desde hace casi 20 años. Aunque tampoco podría decir que tenía relación alguna con él, el simple hecho de conocerle me ha hecho sentir un shock tremendo al saber que se ha ido. Le vi envejecer, le vi hacerse fuerte y rejuvenecer con el deporte que hacía. Tenía la edad que tenía pero aparentaba 15 años menos. Hombre huraño, de mirada seria y sonrisa difícil; pero honesto. Delgado, fibroso, nervioso; se podría decir que no tenía ni un gramo de grasa. Y los gramos que le pudieran quedar, la batalla se encargó de eliminarlas.

Descansa en paz, te vamos a echar de menos...



PD: Son en estos momentos en los que no entiendo cómo alguien puede hacer bromas escabrosas sobre esta enfermedad. Y aún más, no entiendo porque esta gente no tiene a alguien enfermo en su familia para que se lo pensaran dos veces antes de abrir la boca. Lo bueno que tienen estas personas es que no les deseo que estén en una situación parecida, porque no se lo desearía a nadie. Aún así, me da muchísimo coraje. Ya se ha perdido el rasero en este mundo, excepto cuando les toca; que entonces no se permite ni una.